Tu mayor ventaja para triunfar en los negocios

Antes de iniciar, déjame hacerte una pregunta muy importante:

¿Has notado que la mayoría de negocios que se abren suelen mantener más o menos el mismo tamaño durante casi toda su vida?

Te doy un contexto rápido para asegurarme que estamos hablando el mismo idioma:

Imagina a alguien que abre una pequeña panadería.

Sin temor a equivocarnos, podemos asumir que a menos que el fundador sea una persona extraordinaria para los negocios, hay una muy alta probabilidad que dentro de 5 años esa panadería seguirá siendo pequeña (asumiendo que sigue abierta).

Lo mismo aplica para alguien que abre un mini-super. Por regla general, ese mini super seguirá siendo más o menos del mismo tamaño de acá a 5 años.

(Además, en los limitados casos en los que el dueño logra hacerlo crecer, el negocio se vendrá a pique o será vendido en cuanto la segunda o tercera generación tome el control.)

Pero mantengamos el enfoque.

Los casos que acabo de describir forman una constante de vida que difícilmente va a cambiar porque hay patrones en la forma de pensar de la inmensa mayoría de emprendedores que impide el crecimiento sostenido de sus empresas durante la vida del fundador.

Esto se todavía más dramático con los profesionales independientes, auto empleados y con quienes hacen redes de mercadeo.

Por esa razón, si te encuentras en alguna de estas categorías, te sugiero encarecidamente que le pongas mucha atención a tus pensamientos dominantes de negocios.

Especialmente a tu visión.

La visión es lo que transforma a un super mercado ordinario de una pequeña ciudad en el todo poderoso Wal Mart.

Será tu visión la que transforme tu ahora pequeño proyecto personal en una máquina de influencia y de creación de valor a gran escala.

Para algunos es perturbador escucharme decir que trabajar mucho en algo no significa que estamos creando algo bueno.

Pero esa es la realidad.

Precisamente por eso es que siempre trabajará a tu favor el tener la mayor objetividad posible al evaluar tu negocio.

Estar dispuesto a cambiar lo que se debe cambiar.

Mantenerte enfocado haciendo lo que funciona aunque se vuelva monótono.

Y vivir enamorado y apasionado porque sabes que cada día te acercas más al ideal que tu mismo has decidido.

Por supuesto, no todos los días serán grandiosos.

Te aseguro que habrán problemas severos y situaciones muy incómodas.

Será entonces que descubras que tu fortaleza mental y tu fuego interno son tu mejor ventaja para triunfar en los negocios.

Espero que estas palabras sean de ayuda en tu camino hacia la grandeza.

Si deseas montar un emprendimiento ganador, suscríbete a mi lista de email para recibir mensajes diarios sobre fundamentos y estrategias avanzadas de emprendedurismo, inteligencia financiera y liderazgo.

Dina Guillen

Deja un comentario