Si es incomodo, hazlo!

comfort-zone-paulo-zerbatoWow.

No recuerdo cuando fue la última vez que recibí tantas respuestas como ayer que pregunté sobre si te gustaría invertir en bolsa.

Si me cobraran por email, me habría salido caro!! jajajaja

Oki…mensaje recibido: la otra semana haré un par de llamadas a mis amigos inversionistas y te informo qué logré.

Bien, sigamos.

A pesar que les explico de una y otra forma, no he logrado que mis hermanos entiendan por qué paso pegada a mi celular todo el día.

Para ellos eso no es trabajar… Y eso que gano más que ellos!, ¿puedes creer?

Incluso algunos de mis socios pierden la paciencia por ratos de verme largos ratos sin decir ni hacer nada más que responder mensajes.

En realidad soy muy afortunada de vivir en esta época.

Nunca antes una generación podía lograr tanto sin realizar esfuerzo físico.

La movilidad que sólo ocurría en los sueños más salvajes de unos pocos visionarios son una completa rutina hoy por hoy.

Mira este mensaje, por ejemplo: podría haberlo escrito desde cualquier lugar del planeta y no habría hecho ninguna diferencia para tí.

Con mi teléfono puedo grabar videos, audios, leer libros… entrenar y entrenarme.

¿Si perdiera o me robaran mi teléfono?

Consigo otro y en menos de 10 minutos estaría lista justo donde me quedé.

Comparado con lo que otros hacen, mi forma de trabajar y mi carga de trabajo es un chiste, es más, ni siquiera entran en la categoría de trabajo.

Pero gracias a Dios lo que gano no es un chiste.

Y estoy muy agradecida por eso.

Pero quiero confesarte un secreto, :

Contrario a lo que parece, no soy muy buena con la tecnología.

De hecho, me resisto mucho a probar cosas nuevas.

Solo después de experiencias muy duras comencé a salir de mi zona de confort.

Aunque las primeras veces que lo hice fueron espantosamente incómodas, con el tiempo pude ver que los beneficios superan por mucho a la incomodidad.

No estoy tratando de decirte que mi forma de operar sea “la correcta”.

Pero sí quiero hacerte una pregunta, :

¿Hay algo importante que sabes que tienes que hacer a lo que le estás dando largas porque es incómodo?

Si quieres mi opinión, te digo que no vale la pena mirar para atrás y contemplar el vacío y la sequedad de todo lo que nunca hiciste por tener miedo o ser demasiado cómodo/a.

No te voy a sermonear, eres libre de proceder como quieras.

Pero si sabes que tienes que hacerlo, dale.

No importa si lo haces mal.

Solo hazlo.

Si quieres compartirme eso que sabes que te beneficiaría pero has evitado como la plaga, puedes mandarme un mensaje. Si puedo ayudarte, será un placer.

Descuida, no estoy tratando de descubrir tus secretos. Está bien para mí si te lo quedas para tí mismo.

Feliz tarde.

Dina “aprendiz de coach” Guillen

Deja un comentario