Los rumores sobre mi muerte han sido exagerados

Hola!
He vuelto a escribirte! Wow, qué emoción!!! (para mí al menos)

¿Cómo has estado? Espero que en el 2016 hayas avanzado con toda la fuerza con que te lo imaginaste en estas mismas fechas el año pasado.

Tengo tanto que contarte! No sé ni por dónde empezar…

El 2016 ha sido un año inolvidable para mí. He viajado por todo el continente, he tomado dos cruceros maravillosos, he montado el equipo de trabajo con el que siempre soñé, me he reído, he llorado, me he sentido invencible, he estado muy sensible, he gozado a mi perrita Mitzy y a mis sobrinos (en ese orden, jejeje)  y estoy echándole cada vez más ganas a mi visión de crear libertad para mí y mi familia.

Recuerdo que este mismo día hace un año te envié un mensaje deseándote que Dios te concediera los deseos más profundos de tu corazón y alguien me respondió que Dios no era mi esclavo para hacer realidad mis caprichos.

En ese momento me sentí con una cólera que mejor ni te cuento.

Hoy, me da risa recordarlo y pensar en las tonteras por las que la gente pierde su energía y su vida.

Te cuento que aparte de mis negocios en…, no, espera.

Hoy no te quiero hablar de negocios.

Hoy es la víspera de navidad. Ya habrá tiempo para hablar de negocios.

Feliz Navidad.

Gracias por siempre ser parte de mi mundo, aún cuando yo gravite lejos.

Es muy especial saber que te alegras de leer mis mensajes.

Lo digo en serio.

Que Dios te bendiga.

Y que te conceda los deseos más profundos de tu corazón hoy y siempre.

Si te vas a quejar por lo que acabo de escribir, elige un nuevo argumento por favor. El otro ya aburre, jajajajaja

Hasta pronto

Dina

P.D. Solo para el record:

No he dejado de escribir porque me haya valido chonga tu cariño (como diría mi amiga la doc).

Ya te contaré los detalles. Hoy, vamos a gozar el pavo de la noche.

Deja un comentario