Libre no soy, libre no soy

conejito enjauladoHace unos días fui a ver una obra de teatro en el kinder en el que estudia mi sobrinita.

Yo imaginé que era una de esos actos en los que el amor de los padres termina cubriendo multitud de deficiencias.

Dios mío, qué vergüenza.

Yo estaba TOTALMENTE equivocada.

El acto no solamente fue un rotundo éxito de organización por parte de las autoridades del kinder.

El show mostró una gran destreza en canto y baile de todos los niños.

No puedo imaginar cuantas horas dedicaron a ensayar.

Confieso que se me salieron las lágrimas al ver a la pirringa con su disfraz bailando “libre soy” de Frozen.

¿Pero lo que más me conmovía?

No era ver a mi hermano totalmente inmerso en la obra.

Observando como un halcón cada pequeño movimiento de la niña de sus ojos.

Sintiendo cómo ese baile sepultaba momentáneamente todas las preocupaciones de su vida.

Para nada.

Lo que más me conmovía era ver la cara de los niños cuyos padres no asistieron.

Pensar en tanto esfuerzo que los niños pusieron que sus muy amados padres simplemente se perdieron para siempre.

Hey, no juzgo a nadie.

Quizá tenían razones muy de peso para no llegar.

Y sé que los niños seguirán adelante con su vida sin traumas (bueno, hoy no se sabe porque el mundo está loco)

Pero el hecho es que es una lástima perderte los momentos únicos de la vida de quienes más amas por no poder disponer de tu tiempo.

No hay forma de recuperar esos momentos.

Y si quieres asegurarte que de ahora en adelante sólo tú seas el señor de tu tiempo, hablemos al finalizar la fiesta del rejuvenecimiento de esta tarde.

No te digo que calcules a qué horas termine la fiesta para llegar al final a platicar..

Te digo que llegues, conozcas a la gente con quien trabajo, veas la atmósfera en la que me muevo, y después hablemos.

No bailaremos libre soy, pero será divertido.

Incluso saldrás con un regalito por asistir!

Si te interesa, respondeme este mensaje con tu mayor obstáculo y el tipo de resultados que esperas.

Yo te enviaré los detalles de cómo llegar y la hora a la que arrancamos.

Me reuniré con quienes me respondan en el orden de llegada de los mensajes, por lo que te sugiero que lo mandes en este mismo instante.

Dina “la conmovida” Guillen

Deja un comentario