Cortando circulos viciosos

avance lentoTalvez hayas notado que muchas personas tienen lo siguiente en común:

– Son sumamente talentosas en lo que hacen;

– Están muy comprometidas con la excelencia y caminan siempre la milla extra;

– Trabajan muy duro y obtienen como recompensa una sobrecarga de trabajo con paga chica (o al menos mucho menor de lo que merecen).

Viendo este cuadro, es EVIDENTE para todos que lo mejor para quienes están en esa situación es buscar un lugar donde se les valore más o irse por su cuenta.

Evidente para todos excepto para ellos mismos.

No sé por qué mucha gente está aterrada de hacer algo para mejorar sus ingresos.

Cuando hablas con ellos te dicen que quieren algo mejor.

Algunos incluso se quejan de la forma en que los explotan!

Pero no mueven un dedo para cambiar esa realidad.

Además, hay otro fenómeno…

Es el de quienes hacen maravillas para hacer brillar a otros.

Pero si les pides que hagan eso mismo para ellos, entran en un shock nervioso que los paraliza al 100%.

He tenido socias (y recuerdo una en particular que se retiró de nuestro proyecto por falta de resultados) que tomaron como su misión de vida hacerme brillar a mí.

Yo por supuesto, muy agradecida.

Pero el chiste era que ella también brillara. De ser posible, más que yo.

No Way José.

No hubo forma de hacer que ella trabajara en su propio beneficio. Todo le parecía demasiado difícil.

Nunca me lo dijo, pero siempre creí que tenía demasiado miedo de fallar.

Y aunque suena tonto, es más común de lo que crees.

Es un desperdicio total de talento.

Afortunadamente no todo es caos y desolación.

Hay quienes que genuinamente desean romper ese círculo vicioso, pero no saben por dónde empezar.

Solo necesitan algo concreto y rápido.

Algunos me piden asesorías y la mayoría de las veces se desilusionan cuando les digo que no doy asesorías.

Mi ofrecimiento es que voy a trabajar mano a mano y hombro a hombro con ellas.

Sin teorías ni charlas magistrales.

Mostrándoles estrictamente lo que me ha dado resultados concretos en el campo.

Lo único que requiero de ellos es su compromiso y una inversión en ellos mismos.

Acción conejito, acción.

Ese es el nombre del juego.

Y si eres una persona de acción que ya está preparada para arrancar, me encantaría platicar contigo mañana al final de la fiesta de rejuvenecimiento.

Solo necesito que me respondas este mensaje exponiendo cuál es tu mayor obstáculo y qué tipo de resultados esperas.

Mientras más concreto, mejor.

Ya no queda mucho tiempo, así que te sugiero que respondas antes que termine este día. Te enviaré los detalles del nombre del lugar, hora y cómo llegar.

Dina “manos a la obra” Guillen

Deja un comentario